30 años de Interreg: la juventud más cerca de la luna gracias a NANOSTAR

Este año Interreg celebra su trigésimo cumpleaños, centrándose en tres temáticas de interés para la cohesión europea: juventud, una Europa más verde y todos contamos con vecinos. En este contexto, cada mes, entrevistarán a uno de sus proyectos emblemáticos relacionados con una de estas temáticas.

Este mes han entrevistado a Filippo Cichocki, profesor visitante de la Universidad Carlos III de Madrid, que junto a su colega Julio Posada Román y a los profesores José Antonio García Souto y Mario Merino Martínez coordinan los desafíos para estudiantes de NANOSTAR.

A continuación reproducimos la entrevista que han publicado.

NANOSTAR ofrece a estudiantes universitarios la posibilidad de experimentar un proceso de ingeniería espacial real que incluye concepción, diseño, montaje y documentación. Formando equipos, estos pueden participar en el diseño de una misión espacial con un nanosatélite y en la construcción de partes de este.

  • ¿Qué papel desempeñan los jóvenes en vuestro proyecto?

El proyecto NANOSTAR se desarrolla a través de varios tipos de desafío de ingeniería en los cuales el papel de los jóvenes estudiantes va variando. Algunos desafíos son de tipo competitivo: los estudiantes se registran para competir en un diseño preliminar de una misión de nanosatelite. Organizados en grupos, diseñan los principales subsistemas de un nanosatélite para conseguir los objetivos de dicha misión, y compiten con otros grupos de estudiantes de su misma universidad o de otras universidades participantes en la red NANOSTAR. Luego, existen otros desafíos específicos más independientes que son organizados por cada una de las universidades del proyecto y se enfocan en el diseño o desarrollo de una tecnología particular para nanosatélites, que puede ser un componente de comunicaciones, una estrategia de control o una plataforma de ensayos. Siendo su naturaleza muy variada, también las actividades desarrolladas en estos desafíos varían mucho.

  • ¿Qué importancia tienen estos desafíos para el buen desarrollo del proyecto?

Los dos tipos de desafíos propuestos en el proyecto constituyen actividades muy relevantes para un ingeniero que trabaje en el ámbito espacial.

Por un lado, los desafíos competitivos se asemejan a los procedimientos de la Agencia Espacial Europea para seleccionar las propuestas de misión espacial más prometedoras que así pueden recibir financiación para las fases de diseño detallado y alcanzar finalmente las fases operativas. El primer desafío competitivo de misión espacial, que se celebró entre febrero y mayo 2019, consistió en una misión de flyby a la Luna con nanosatélite, en la que participaron 15 equipos, reuniendo a más de 100 estudiantes. El segundo desafío competitivo, que acaba de terminar, se ha centrado sobre una misión muy distinta, caracterizada por una carga de pago (payload) con gusanos Roscoff, que permiten reciclar CO2 y producir O2, lo que resulta muy útil para el desarrollo de sistemas de soporte vital y control del ambiente (del inglés ECLSS: environmental Control and Life Support systems).

Por otro lado, los desafíos específicos comenzarán en las próximas semanas y permitirán a los estudiantes de cada universidad avanzar en competencias concretas relacionadas con las fases de diseño detallado de nanosatélites, que normalmente empiezan cuando un diseño preliminar de misión ha sido aprobado y una agencia espacial, como la agencia espacial europea, decide seguir financiando dichas actividades. Hasta el momento, se han organizado unos 30 desafíos distintos entre todas las universidades involucradas en NANOSTAR.

  • ¿De donde viene la idea de NANOSTAR? ¿Cuál es el valor añadido de contar con jóvenes para este proyecto?

Es un valor añadido muy grande. Primero, los jóvenes vinculados a este sector están muy motivados y tienen mucha pasión por lo que hacen. Y aunque no tengan una experiencia muy larga, son capaces, con asesoramiento, de realizar tareas de ingeniería muy avanzadas.

Por otra parte, en NANOSTAR creemos en la educación práctica hands-on, en la que los estudiantes desarrollen todas las competencias de su futuro trabajo como ingenieros espaciales de forma integral. En este sentido, los nanosatélites presentan una clara ventaja, no solo como herramienta educativa, si no por el interés intrínseco que despiertan en la industria, y que ha ido a más en los últimos años. Finalmente, y esto ha motivado la financiación de este proyecto SUDOE, existe un retraso tecnológico del sudoeste europeo en esta tecnología específica y no existe mejor forma de colmarlo que apostar por la formación de sus jóvenes.

  • ¿Qué le aporta NANOSTAR a los jóvenes que participan?

Es un punto muy positivo para sus currículums el poder participar en una competición pública para el diseño de un nanosatélite, financiada por la UE y que cuenta con fuerte participación. Además, el proyecto se beneficia del asesoramiento de expertos de universidades de prestigio.

Participar en estos desafíos les permite desarrollar conocimientos que quizás no se puedan desarrollar en un curso normal de universidad. Los estudiantes pueden poner en práctica sus conocimientos en el desarrollo de una misión espacial, ingeniería de sistemas, gestión de proyectos espaciales, o bien en el diseño detallado de un componente de nanosatélite, al mismo tiempo que aprenden a trabajar en equipo con otros estudiantes europeos. Los desafíos les enseñan a ser pacientes, rigorosos, organizar reuniones periódicas para avanzar en el diseño, saber responder a bajas en el equipo y otras contingencias.

 

  • ¿Cómo se organiza el trabajo con Universidades de distintos países?

Cada Universidad tiene su propia cultura de trabajo, y sus propias áreas de conocimiento en las que destacan, por lo que se complementan unas a otras. En la mayoría de los casos, los grupos de estudiantes son de las mismas universidades, pero también fomentamos la creación de algún grupo interuniversitario. Esto es muy positivo pues nos permite evaluar si es posible trabajar en equipo desde distintas universidades y que dificultades conlleva el diseño concurrente no presencial. Obviamente, la distancia física puede llegar a ser un obstáculo pero a través del proyecto, buscamos desarrollar metodologías de trabajo común y a distancia. Así, desarrollamos una plataforma software para diseñar nanosatélites, con las mismas herramientas, homogeneizando el proceso de desarrollo de nanosatélites.

  • ¿Cuál es el perfil de los estudiantes que participan?

Contamos mayoritariamente con estudiantes de ingeniería espacial pero también de otras disciplinas. Esto es indispensable, ya que la ingeniería espacial, de por sí, es plenamente interdisciplinar. El diseño involucra distintos campos de conocimientos. Así, por ejemplo, participan ingenieros electrónicos, de telecomunicación pero también, matemáticos.

Asimismo, contamos con una participación mixta en género aunque todavía no se ha alcanzado el nivel de igualdad deseado: en el último desafío competitivo, por ejemplo, han participado un total de 80 personas de las cuales, aproximadamente, 20 eran mujeres. Este dato está en línea con el porcentaje de mujeres en ingeniería de las universidades españolas (alrededor de un 25%).

Por otro lado, muchas universidades cuentan con asociaciones de estudiantes que se dedican a resolver problemas tecnológicos. Lo hemos aprovechado fomentando su participación porque probablemente sean los mejores candidatos ya que cuentan con estudiantes muy motivados, con mucha experiencia práctica y buscan lograr mayor visibilidad. Por ejemplo, estamos desarrollando uno de los desafíos específicos con la asociación STAR de la Universidad Carlos III que se dedica al desarrollo y lanzamiento de cohetes como plataforma para el testeo de componentes de nanosatélite.

  • ¿Cómo influyen este tipo de proyectos en la visión que tienen los jóvenes de la UE? ¿Cómo animarías a los jóvenes a participar al proyecto?

La participación en redes de este tipo permite exponer a los estudiantes a la forma de educar en otros países, y establecer contactos con otros estudiantes similares a ellos en el sur de Europa. Creemos que acciones de este tipo son muy positivas para reforzar el sentimiento de pertenencia a la Unión Europea de los más jóvenes. Vinculan Europa con oportunidades para el desarrollo de proyectos concretos.

Sin lugar a duda, NANOSTAR es una gran oportunidad para poner en práctica lo que están aprendiendo en su formación académica, trabajar en equipo, y desarrollar competencias para trabajar en el futuro en una Europa cada vez más interconectada.

Muchas gracias Filippo! No dudéis en visitar la página web del proyecto y descubrir todo sobre los desafíos espaciales. También, os invitamos a descubrir los testimonios de Alejandro y David, dos estudiantes de la Universidad Carlos III que participaron en los desafíos.

UC3M StarWorms: ganadores de la II Edición de los Desafíos NANOSTAR ‘Prediseño de Misión Espacial’

En esta edición, trece equipos multidisciplinares de estudiantes de las universidades NANOSTAR han prediseñado una misión espacial de nanosatélites, cuyo objetivo es verificar la capacidad de supervivencia en el espacio de una especie de gusanos fotosimbióticos marinos (gusanos Roscoff), que algún día pueden desempeñar un papel esencial en la creación de ecosistemas artificiales para misiones de exploración del espacio. La carga científica del nanosatélite monitoreará el metabolismo de los gusanos y su eficiencia para el reciclaje del aire a través de observaciones y mediciones en vídeo.

Se han registrado un total de 82 estudiantes en 13 equipos, aunque solo seis equipos han logrado entregar el trabajo solicitado (un archivo de diseño, un informe de diseño preliminar y una presentación de vídeo oral) dentro de la fecha límite  (6 de enero de 2020).

El Comité de Evaluación, compuesto por miembros de todas las instituciones de NANOSTAR, felicita especialmente a estos equipos (Team Bernoulli, nanoMUSE, UPM StarWorms, Wormonauts, UC3M StarWorms y WOSS) por cumplir un plazo tan estricto y por la gran calidad del trabajo presentado.

La evaluación se ha realizado en base a los criterios publicados en la web, que son:

• Cumplimiento de los requisitos de nivel superior de la misión.
• Consistencia del proyecto y solidez física.
• Análisis de riesgo
• Performance de la misión
• Solución innovadora
• Calidad del documento.
• Calidad de presentación
• Gestión de equipos, comunicación y organización.
• Uso correcto de los recursos, herramientas y metodología de NANOSTAR
• Multidisciplinariedad, equilibrio de género, interinstitucionalidad y uso de la herramienta de comunicación Nanostar.

PRIMER PREMIO. Ranking Mejor Equipo Top 3:

1. UC3M StarWorms de la Universidad Carlos III de Madrid, UC3M: Álvaro Sanz Casado (team leader), Carlos Álvaro Arroyo Parejo, Miguel Renieblas Ariño, Sergio Sarasola, Miguel Muñoz Lorente.

2. UPM StarWorms de la Universidad Politécnica de Madrid, UPM: Gema Aparicio Cantalapiedra (team leader), César Díez Factor, Jonathan Martín Palomo, Fernando Ayape Alonso.

3. nanoMUSE de la Universidad Politécnica de Madrid, UPM: Inés Vargas (team leader), David Moreno, Manuel Soto-Aranaz González, Alberto Rodríguez Pérez-Silva, Jaume Fortaleza Llorens.

Mejor documento de prediseño:

UC3M StarWorms de la Universidad Carlos III de Madrid, UC3M: Álvaro Sanz Casado (team leader), Carlos Álvaro Arroyo Parejo, Miguel Renieblas Ariño, Sergio Sarasola, Miguel Muñoz Lorente.

Misión más innovadora:

nanoMUSE de la Universidad Politécnica de Madrid, UPM: Inés Vargas (team leader), David Moreno, Manuel Soto-Aranaz González, Alberto Rodríguez Pérez-Silva, Jaume Fortaleza Llorens.

Mejores prácticas de gestión:

UPM StarWorms de la Universidad Politécnica de Madrid, UPM: Gema Aparicio Cantalapiedra (team leader), César Díez Factor, Jonathan Martín Palomo, Fernando Ayape Alonso.

Mejor presentación oral:

Team Bernoulli de la Universidad Politécnica de Madrid, UPM: Tomás Girona Gutiérrez (team leader), Gonzalo Azaña Caro, Daniel Gómez de Antonio, Néstor Martínez Ribera, José Luis Ramírez

¡Enhorabuena a los ganadores y a todos los equipos de estudiantes participantes!

Los seis equipos que han presentado su trabajo recibirán un diploma oficial de participación. Se otorgarán diplomas adicionales a los equipos que hayan ganado un premio especial. Cada miembro del equipo ganador (UC3M StarWorms) recibirá un portátil y tendrán la posibilidad de participar en la conferencia internacional de nanosatelites 4S Symposium 2020 (Small Satellites Systems and Services) donde podrán presentar su diseño de misión. La participación en la Conferencia se confirmará en el mes de febrero.

Una vez más, el comité de evaluación de Nanostar quiere agradecer a todos los equipos participantes su esfuerzo y darles la enhorabuena por la gran calidad del trabajo presentado.

Puedes descargar la nota de prensa aquí.

UC3M StarWorms de la Universidad Carlos III de Madrid: Álvaro Sanz Casado (team leader), Carlos Álvaro Arroyo Parejo, Miguel Renieblas Ariño, Sergio Sarasola, Miguel Muñoz Lorente.

 

 

¡Ya te puedes registrar en los Desafíos de Diseño específico y Testing de NANOSTAR!

NANOSTAR es un proyecto europeo para apoyar la formación y el desarrollo de nanosatélites en el suroeste de Europa.
En esta fase, cada institución ofrecerá a los estudiantes una serie de desafíos específicos para el diseño, desarrollo y prueba de componentes de un nanosatélite.

El objetivo del proyecto NANOSTAR es proporcionar a los estudiantes la experiencia de un proceso de ingeniería espacial real que incluya todas las etapas: desde la concepción y las especificaciones, hasta el diseño, el ensamblaje, la integración, las pruebas y la documentación. Es decir, todo el proceso a través de una red que combine las carreras de ingeniería de alto nivel y de emprendimiento de empresas en el área de los nanosatélites.

En esta fase del proyecto comienzan los desafíos específicos de diseño, desarrollo y pruebas. Éstos serán abordados por equipos de estudiantes de las instituciones del consorcio NANOSTAR y juntos constituirán un modelo de ingeniería parcial de un nanosatélite. Algunos de estos desafíos están relacionados con los componentes del diseño ganador del primer desafío de diseño preliminar de un nanosatélite, otros con instalaciones de prueba de nanosatelites, y también habrá un desafío para el diseño detallado de la carga útil de gusanos Roscoff, que es un componente clave de la segunda edición del desafío de diseño preliminar.

Como participar

Los estudiantes participan en estos desafíos específicos por equipos (de cualquier tamaño). El asesor de cada grupo de estudiantes será miembro de la institución anfitriona del desafío.

Animamos a los estudiantes a registrarse  e indicar el desafío específico en el que están interesados.

Al final de cada desafío, cada equipo tendrá que entregar un informe, basado en la plantilla que se puede descargar aquí.

Además tendrán la oportunidad de presentar en remoto su trabajo en un evento final del proyecto NANOSTAR, que se anunciará próximamente.

 

 

Comienza la II edición del prediseño de misión espacial de los Student Challenges de NANOSTAR. ¡Inscríbete!

NEW DEADLINE: November 4, 2019!!!!

En esta segunda edición de los desafíos NANOSTAR se va a prediseñar un nanosatélite que será lanzado al espacio para llevar a cabo una ambiciosa misión científica.

El objetivo del proyecto NANOSTAR es proporcionar a los estudiantes la experiencia de un proceso de ingeniería espacial real que incluya todas las etapas: desde la concepción y las especificaciones, hasta el diseño, el ensamblaje, la integración, las pruebas y la documentación. Es decir, todo el proceso a través de una red que combine las carreras de ingeniería de alto nivel y de emprendimiento de empresas en el área de los nanosatélites.

En esta segunda edición de la fase de prediseño de misión espacial, se va a verificar la capacidad de supervivencia en el Espacio de una especie de gusanos fotosimbióticos marinos (gusanos Roscoff), que algún día pueden desempeñar un papel esencial en la creación de ecosistemas artificiales para misiones de exploración del espacio profundo. La carga útil científica monitoreará el metabolismo de los gusanos y su eficiencia para el reciclaje de urea y aire a través de observaciones y mediciones en vídeo.

Los equipos de estudiantes deben crear un diseño preliminar de un sistema espacial completo para lograr esta misión, utilizando las herramientas y la metodología proporcionadas por NANOSTAR.

Cómo participar

Los estudiantes participan en equipos. Alentamos la participación de equipos multidisciplinares y mixtos de aproximadamente cinco mujeres y hombres. Los estudiantes pueden participar con sus compañeros de universidad o formar un grupo internacional que abarque varias instituciones de NANOSTAR.

A cada equipo se le asignará un asesor, que será el punto de contacto con la red NANOSTAR. Un Comité de Evaluación, compuesto por miembros de todas las instituciones de NANOSTAR, evaluará los diseños recibidos y seleccionará la propuesta ganadora. El diseño premiado se extenderá y servirá como base para los futuros desafíos de NANOSTAR, que se centrarán en el desarrollo detallado y las pruebas de partes de un nanosatélite e instalaciones relacionadas.

INSCRIPCIONES: https://nanostarproject.eu/student-challenges/registration-predesign-challenge-second-edition/

Premios

Todos los participantes recibirán un diploma como prueba del trabajo realizado. Además, el equipo ganador recibirá un premio económico y / o material (por ejemplo, asistencia a una Conferencia Internacional para presentar su trabajo, o una visita a un centro espacial), que pronto se definirá y anunciará en la web de NANOSTAR.

  • Inscripciones: 2 de septiembre de 2019 – 4 de noviembre de 2019
  • Fecha de comienzo: 2 de septiembre de 2019
  • Fecha límite de envío de entregables: 5 de enero de 2020
  • Período de evaluación: 6-24 de enero de 2020
  • Anuncio del ganador: 30 de enero de 2020

El proyecto NANOSTAR

Los nanosatélites constituyen una nueva tecnología que atrae fuertemente a jóvenes de todo el mundo, hasta el punto de haberse convertido en un instrumento indispensable en las universidades para atraer a los mejores estudiantes.

Europa del norte es muy activa en este campo. Sin embargo, Europa del Sur, a pesar de su fuerte influencia en el sector espacial, cuenta con tan sólo el 14 % de los proyectos en el sector de los nanosatélites europeos y ninguna empresa creada en este ámbito.

Para apoyar el surgimiento de un entorno tan dinámico en el suroeste de Europa, 7 universidades y 2 clusters aeroespaciales de Francia, España y Portugal más 3 ESA-BIC (Centros de Incubación de empresas de la Agencia Espacial Europea) como asociados, han propuesto esta red de colaboración para vincular sus recursos, infraestructura y experiencia.

NANOSTAR es un proyecto europeo para apoyar la formación y desarrollo de nanosatélites entre los estudiantes en el suroeste de Europa.

NANOSTAR es un proyecto cofinanciado por el Programa Interreg Sudoe a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

El equipo Moon Invaders gana el primer reto de Nanostar Project

Jorge Benedicto, estudiante de ETSIAE en la Universidad de Beira Interior gracias a una beca Erasmus gana junto con sus compañeros portugueses el reto de prediseñar una misión espacial a la Luna.

“Buscaba un tema para el que será mi Trabajo Fin de Grado y me decidí a participar en el reto del proyecto Nanostar porque me pareció una oportunidad muy interesante”, con estas palabras explica Jorge Benedicto cómo lo que parecía un proyecto meramente académico se ha convertido en una posibilidad de aprendizaje muy enriquecedora.

Jorge está matriculado en el último año del Grado en Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), pero este curso no asiste a clases en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) porque está disfrutando de una beca Erasmus y su destino es la Universidad de Beira Interior (UBI), en Covilha (Portugal).

Es en este contexto donde surge la oportunidad de Nanostar. El consorcio Nanostar conformado por siete universidades, dos cluster aeroespaciales y tres ESA-BIC (Centros de Incubación de Empresas de la Agencia Espacial Europea) busca crear una plataforma líder en Europa sobre los nanosatélites, compartiendo recursos, infraestructuras y experiencia. Una de sus iniciativas son los retos estudiantiles, en los que los universitarios adquieran la experiencia de un proceso de ingeniería espacial real que incluya todas las etapas: desde la concepción y las especificaciones, hasta el diseño, el ensamblaje, la integración, las pruebas y la documentación.

El primer reto ha consistido en el prediseño de una misión espacial a la Luna, concretamente, el nanosatélite, equipado con una carga útil científica, realiza observaciones y mediciones de la superficie de la Luna, mientras ejecuta un vuelo de corta distancia. El equipo que mejor ha cumplido los requisitos de la misión y cuyos análisis, documentación y presentación tienen una mayor calidad y por tanto ha resultado ganador, ha sido Moon Invaders, compuesto por seis estudiantes, cinco de la universidad portuguesa y Jorge, de la UPM.

Animado por sus profesores de Astrodinámica de la UBI, Jorge aportó sus conocimientos al equipo Moon Invaders siendo, junto con Flavio Rosa, responsable del diseño de la trayectoria y del análisis de la misión.  Del sistema de propulsión se encargó Gustavo Ribeiro; del control de actitud y del sistema de potencia eléctrica, Emanuel Castanho; de las comunicaciones, los segmentos de tierra y control térmico, Francisca Oliveira y, como responsable del diseño mecánico y estructural y al mismo tiempo capitaneando el equipo estaba Pedro Dente, quien además el curso pasado realizó una estancia en la ETSIAE como alumno del programa Erasmus+.

“El proyecto ha supuesto un gran reto por la complejidad del mismo, pero nuestra metodología de trabajo nos permitió profundizar y avanzar en cada tarea de la que éramos responsables y al mismo tiempo que cualquier cambio realizado en el diseño y misión modificara el trabajo de todos, para encontrar la solución más óptima en cada caso”, detalla Jorge. Este método de trabajo es lo que se conoce como ingeniería concurrente y es la forma en que se trabaja en la industria real, por lo que aporta a los participantes esos conocimientos que persigue el proyecto Nanostar.

Otro de los criterios valorados por el comité de evaluación ha sido la multidisciplinariedad y que los equipos sean mixtos en cuanto a género e institución de procedencia. “Hemos tenido muy buen ambiente de trabajo, entablando una entrañable amistad y les agradezco que me hayan acogido en el equipo”, concluye Jorge.

Premio a los ganadores y nuevos retos para competir

El equipo Moon Invaders se ha proclamado campeón de este reto frente a otros 14 equipos, con un total de 103 estudiantes universitarios europeos intentando superar con éxito la misión planteada. Moon Invaders, como equipo ganador tendrá la oportunidad de actuar como el equipo líder de ingeniería de sistemas para coordinar los futuros desafíos de Nanostar, donde su solución de diseño servirá como la línea de base para desarrollar y probar varios subsistemas de su nanosatélite en todas las instituciones de Nanostar. Además, asistirá al Simposio sobre Actividades Educativas Espaciales (SSEA) en la Universidad de Leicester (Reino Unido) para presentar su trabajo.

En septiembre habrá una nueva competición centrada en el diseño de una misión de nanosatélite en la órbita terrestre baja.

Fuente: https://www.etsiae.upm.es/index.php?id=737&tx_news_pi1%5Bnews%5D=250&tx_news_pi1%5Bcontroller%5D=News&tx_news_pi1%5Baction%5D=detail&cHash=9f4b05eadfe00c10086836f8fd951f56

 

Éxito de participación en la primera fase de los Student Challenges: Más de 100 estudiantes registrados

El registro de la fase I se cerró el 11 de abril.
El número total de estudiantes registrados ha sido de 103, ¡lo que supera las expectativas!

Esta Fase I es un desafío competitivo, en el que equipos multidisciplinarios de estudiantes de las universidades NANOSTAR tendrán que diseñar previamente una misión espacial a la Luna. El nanosatélite, equipado con una carga útil científica, realizará observaciones y mediciones de la superficie de la Luna, mientras ejecuta un vuelo de corta distancia.

Los alumnos participan en los retos de NANOSTAR en equipos. En esta Fase I, el número total de estudiantes registrados ha aumentado a 103 estudiantes en 17 equipos, lo que ha superado ampliamente las expectativas.

La idea es aprender juntos a medida que desarrollan su solución de sistema.

Al final de la competición, se les pedirá que entreguen un archivo de diseño con la definición de su solución, un informe de diseño preliminar y que muestren sus resultados en una presentación. Un Comité de Evaluación, compuesto por miembros de todos los socios de NANOSTAR, evaluará los diseños recibidos y seleccionará la propuesta ganadora.

El diseño premiado se ampliará y servirá como la línea de base para los futuros desafíos de NANOSTAR, que se centrarán en el desarrollo detallado y la prueba de partes de un nanosatélite e instalaciones relacionadas.